lunes, 9 de marzo de 2009

Vértigo

Vértigo,
de imaginarte
bailando mientras
paseo a tu lado,
tu cabello negro
revuelto por la brisa
de un sábado que
casi parece domingo.

Vértigo
de soñarte
desnuda
entre mis brazos.
Y vértigo de mirarte,
y vértigo de tocarte
tan sólo con la punta
de mis dedos.

Vértigo
de tu melancólica
tristeza y de tu voz
tranquila, ronca y
serena.

Vértigo,
tanto vértigo,
que te irás.
Y me quedaré,
otra vez,
a solas con
mis fantasmas
y maldiciendo
mi vértigo.

Sevilla, Marzo de 2009

3 comentarios:

Anónimo dijo...

También queda bien :P

mf dijo...

Muy bueno.Me ha gustado, sí.

José Félix dijo...

Gracias, mf, ya sabes que aprecio mucho tus opiniones :D